sábado, 20 de septiembre de 2014

Instrucciones para fracasar

Arrastrar bajo la silla esos pies tan adoloridos de no caminar. Golpear la mirada contra las tablas, contra la pantalla, contra los números y contra toda ausencia de goce. Hacerlo hasta cansar la vista sin sol y mientras se respira el polvo de esa alfombra. Colmar al cerebro con ojeras y jorobas, tanto que el tiempo las talle en la materia gris y el ánimo. Sudar las axilas y la camisa hasta volverse despreciable ante el prójimo. Sentir el peso de esos brazos de escritorio que terminan en dedos de mouse y teclado. No sonreír.